Hidrospeed

El hidrospeed es una disciplina individual donde se está en permanente contacto con el agua, llegando a sentir que formas parte del río. Consiste en descender el río con un hidrotrineo, vestidos con un traje de neopreno especial y propulsándonos por medio de aletas. Las piernas quedan sumergidas en el agua y están en permanente movimiento, mientras que los brazos se sujetan en unos compartimentos para maniobrar. El hidrospeed es un deportes en auge que no para de crecer, pues proporciona grandes emociones.

Para hacer hidrospeed requiere, gozar de una mediana condición física, no es necesaria experiencia previa, únicamente hay que saber nadar, y no tener miedo al agua. Dependiendo de nuestra edad y estado físico se puede acudir a aguas más o menos bravas.

El hidrospeed es un deporte mucho más intenso que el rafting  y, por consiguiente, con un mayor índice de riesgo; el deportista no cuenta con la protección del bote, tan solo con el traje de neopreno y el hidrotrineo. El rio está lleno de obstáculos, rocas, troncos, etc., a los que hay que añadir la velocidad del agua, que hace que todos ellos sean mucho  más peligrosos. El deportista solo cuenta con su pericia, su fuerza y una buena razón de calma y sangre fría.

La técnica

El hidrospeed se aprende relativamente pronto. No es complicado, una vez que se tiene un poco de experiencia, pero hay que tener cuidado y no meterse por cualquier sitio. Los ríos excesivamente bravos sólo son adecuados para las personas «con muchas horas de vuelo». Los demás deben ir progresando e incrementando proporcionalmente el grado de dificultad de las aguas por las que se lanzan. Siempre se debe ir acompañado de un profesional; no desestimar la fuerza del agua, ni los imprevistos que pueden surgir, y no sobrevalorar nuestra capacidad o valentía.

Los materiales

El «hidro trineo» o plancha aerodinámica, fabricada en poliuretano, de forma más o menos rectangular y de un metro de largo por 60 cm de ancho, La parte delantera, ligeramente levantada y curva, tiene unas asas metálicas para las manos y un canal hacia la parte trasera, para los brazos. El pecho descansa sobre una parte algo elevada y acolchada. El trineo no solo nos permite el desplazamiento por el agua, sino también nos protege el cuerpo en muchos de los obstáculos del río. El trineo y nuestro cuerpo forman todo el «vehículo», de manera que las sensaciones son mucho más reales,
El traje de neopreno debe ser algo más grueso (entre 5 y 7 mm), pues en este deporte estamos en pleno contacto con el agua durante todo el descenso, Además, cuenta con protecciones especiales en los lugares de mayor rozamiento, como las espinillas y las rodillas. Hay que elegir bien el traje, ya que la hipotermia es la gran enemiga de este deporte
En los pies no sólo llevaremos escarpines muy importantes para resguardarlos del frío y de las piedras del suelo, sino también aletas. Son las que nos permiten maniobrar bien en el agua, cambiar la dirección y la velocidad. No tienen unas características especiales para este deporte; se suelen usar las mismas que en el mar,
El chaleco salvavidas es otro de nuestros compañeros de viaje fundamentales. Nos permite flotar, en caso de caída, y amortigua los golpes que podamos sufrir.
Los guantes deben ser isotérmicos, para que mantengan los dedos calientes y con sensibilidad,

material_hidrospeed-5354567

Consejos

El primer descenso es impactante. El deportista se siente más cansado y más inseguro, por lo que puede que disfrute un poco menos. La segunda ocasión proporciona mucha más seguridad. Y, poco a poco, iremos adquiriendo la técnica y cogiéndole el gusto a eso de ir «volando» por los ríos. Es conveniente practicarla en compañía de más personas además de los guías que nos acompañaran en piragua.

Nunca se debe soltar el «hidro» ya que representa nuestro único punto de apoyo.

Es conveniente realizar una comida adecuada algunas horas antes de iniciar la inmersión, con el fin de tener reservas de energía para conservar el calor.

ALGUNOS ASPECTOS IMPORTANTES La parte exterior de las curvas lleva más corriente y debe evitarse, por lo que conviene anticipar los movimientos. Cuanto más estrecho sea el río, más fuerte será la corriente, Para descansar, iremos detrás de un obstáculo, donde la corriente es menor. Para afrontar estos obstáculos nos subiremos lo máximo posible a la tabla. El trabajo de la cadera es fundamental.